domingo, 23 de marzo de 2008

El mundo está muy loco.

En las filipinas hacen un espectáculo que roza la locura, copian las últimas horas de Jesús en la tierra.
Cargan cruces enormes y pesadas, los castigan con látigos que les lastiman la espalda hasta sangrarlos y por último los clavan en la cruz.
Es terrible ver como en esta época se pueden hacer cosas como éstas, lo loco es que mientras están en la cruz, el sufrimiento se les ve en las caras y hablan con alguien o con ellos mismos, no se sabe bien.
Lo terrible que completa este cuadro de locura, es que hay gente espectadora que va a ver un espectáculo como este, sacan fotos, asi que un cuadro patético.

3 comentarios:

Gabriela dijo...

Mmm a la gente le gusta el dolor...(la gente viene bien para llenar estadios...dice Serrat...)
Es eso.
Cuando la masa pierde el sino...

gustavo dijo...

igual más allá de todo creo que están locos..

Gabriela dijo...

Si!!!
Absolutamente!